Desde Anpanxoga queremos trasladar en nombre de la familia Piñeiro,
miembros de nuestra asociación, su agradecimiento por la ola de
solidaridad recibida desde la pérdida de los implantes cocleares de su hija
Olalla, de 2 años.
La ayuda recibida ha ido más allá de todo lo que se podían haber imaginado.
Los Piñeiro se encuentran sobrecogidos e inmensamente agradecidos, ya
que esto ha permitido a Olalla volver a escuchar, después de una búsqueda
desesperada. Ahora, Olalla ya tiene nuevamente su ayuda técnica y podrá reiniciar la
rehabilitación que quedó truncada por un desafortunado incidente.

La familia Piñeiro en su deseo de transparencia absoluta y en un acto de
generosidad ha donado el dinero sobrante a Anpanxoga para que otros
niños y niñas también puedan beneficiarse del altruismo de tantas personas
anónimas a lo largo y ancho de toda España.

Nuestra asociación se encargará de administrar e invertir el dinero restante
y, con la autorización de los socios, destinarlo a diversos objetivos cuyo fin
único y exclusivo será ayudar a los niños y niñas sordos que lo necesiten.

A través de nuestra asociación esperamos devolver, multiplicado con
creces, todo el apoyo que la familia Piñeiro ha recibido y llegar a través de
nuestra labor de sensibilización y formación al mayor número posible de
niños y niñas sordos.

Una vez más, muchas gracias a todos los que habéis dado vuestro apoyo
desinteresado y habéis ayudado a visibilizar la situación de desamparo en
que se encuentran muchísimas familias con hijos e hijas sordos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.